Ribafrecha

Iglesia de San Pedro Apóstol.
Iglesia de San Pedro Apóstol.

Iglesia de San Pedro Apóstol

La Iglesia de San Pedro Apóstol es construcción en sillares de piedra arenisca y toba, con una nave de dos tramos, crucero y cabecera ochavada en tres paños. La cabecera y el crucero los cubre una bóveda estrellada.  A ambos lados del primer tramo hay dos capillas bajas cubiertas con lunetos y otra capillita más a los pies con bóveda de cañón. También a los pies, el coro alto. En el exterior, la espadaña, de un cuerpo de ladrillo revocado y con cuatro huecos para las campanas.

La portada es sencilla, adintelada entre dos pilastras y sobre ellas una hornacina bajo un frontón triangular.

La cabecera y el crucero de la iglesia fueron realizados a mediados del siglo XVI, junto con la sacristía, aunque todavía queda algo del trabajo del cantero Juan de Marquina y el maestro Bernal, que es anterior a 1500. La nave de la iglesia es del siglo XVII y las capillas laterales y parte de la sacristía del XVIII.

Entre las riquezas de esta iglesia citar en primer lugar la imagen de Santa María de Beraza, gótica del siglo XIV, que tiene en su peana escudos de la abadía de Nájera.

En el presbiterio, el retablo mayor, de banco, cuerpo de tres calles y ático en horno, con profusión de hojarasca y columnas salomónicas y estípites. Es todo barroco, del primer tercio del siglo XVIII, con la imagen titular de San Pedro y otras de San Juan Bautista, San José, La Asunción, San Esteban, San Lorenzo y San Bartolomé.

Imagen de la Virgen de Beraza.
Imagen de la Virgen de Beraza.
Retablo Mayor.
Retablo Mayor.

Otro retablo de interés, en la capilla del crucero es rococó del XVIII con imágenes de San Bartolomé y un San Sebastián romanista de finales del XVI. En la sacristía se guardan imágenes de varios santos y un crucifijo romanista y la labor de orfebrería en los vasos sagrados. Pieza relevante es una gran cruz de bronce del siglo XIII con esmaltes bastante deteriorados, y su crucificado gótico de bronce de hacia 1500. Parte de estos tesoros y reliquias proceden del desaparecido monasterio de San Prudencio.

Imagen de San Pedro.
Imagen de San Pedro.
Imagen de San Bartolomé.
Imagen de San Bartolomé.

Esta Iglesia  presenta varias etapas constructivas: en 1500 y 1501 se construyó su capilla mayor, con posterioridad rehecha; entre 1501 y 1515 se levantaron las dos bóvedas de su única nave; Probablemente en el tercer cuarto del siglo XVI, la nueva cabecera y tránsito, con claras influencias del estilo castellano de Rodrigo Gis de Hontañón. En el siglo XVII se abrieron dos capillas en el primer tramo de la nave y probablemente se procedió a construir su actual coro alto y la puerta de ingreso. El órgano y barandilla del coro, junto con los herrajes de la puerta de entrada, son obra ya del siglo XVIII.