Ribafrecha

Historia

Real Carta de venta de la Villa de Ribafrecha.
Real Carta de venta de la Villa de Ribafrecha.

Referencia Histórica

La primera referencia de Ribafrecha, como Frechuela, se encuentra en el legado que la reina Estefanía dejó a su hijo Sancho el de Peñalén a principios del siglo XI.

Existe un documento en el Archivo Histórico Nacional, (Ms. Arch. de Sta. María de Nájera, tomo I pág. 99) fechado el año 1119 (XII), en el que el Infante Don Ramiro dona a Sta. María de Nájera, entre otras, las villas de Oriemo, Ribafrecha y Villoria y se cree que de la unión de estas villas nació la actual Ribafrecha.
De Ribafrecha, como tal, hay noticias en el siglo XV (1478), con motivo de las desavenencias entre las casas de Manrique, señores de Navarrete, y los Arellanos, señores de los Cameros. Los de Navarrete arrasaron unas obras fortificadas que habían levantado los de Entrena, en represalia, los de Clavijo y Lagunilla que eran partidarios de los Arellanos talaron el término de Ribafrecha, que pertenecía a los Manrique. Luchas de banderías que los Reyes Católicos cortaron por lo sano imponiendo su férrea autoridad a fuerza de desmochar torres y derribar castillos, con lo que estos señores vieron drásticamente mermado su poder.

En 1592, la Villa de Ribafrecha fue vendida por el Rey a D. Sancho González, hecho que se explica en la Real Carta de venta de la Villa de Ribafrecha.

Fue villa de jurisdicción real ordinaria. Perteneciente al partido judicial de Logroño, formó parte de la provincia de Burgos y posteriormente, al ser incluido éste en la provincia de Soria, pasó a pertenecer a esta última.

Finalmente se integró en la nueva provincia de Logroño, creada tras Real Decreto del 30 de noviembre de 1833. Un año después, dividida la provincia en nueve partidos judiciales, continuó perteneciendo al de Logroño.

Personajes Ilustres

Ribafrecha ha contado en su historia con hombres de notable prestigio, entre los que destacan:

  • Padre Ruete, Superior General de los Benedictinos
  • D. Miguel Francisco Fernández Orozco, que no quiso aceptar el Obispado de Mondoñedo, siendo Abad de Alfaro, donde murió en 1717.
  • D. Francisco Ruiz de Palacios, Vicario General de Pamplona de 1658 a 1661.
  • D. Diego García Medrano, fundador del Hospital de Ribafrecha.
  • D. Florentino Hurtado, cura del pueblo que durante la Guerra Civil salvó a muchos vecinos de la muerte. La Plaza lleva su nombre.